Sol de Invierno y los daños en la piel

Las bajas temperaturas no significan que no exista sol, aunque no lo sientas los rayos UV, siguen llegando a la piel.
Hay que usar protección solar también en los días nublados y de lluvia porque 90% de los rayos UV atraviesa las nubes y alcanzan a la piel. 
Es cierto que los rayos son menos intensos durante esta época del año, sin embargo, los rayos UVA, responsables del fotoenvejecimiento cutâneo  llegan a la piel con la misma intensidad durante todo el año y a cualquier hora del día.
La protección diaria ayuda a que nuestra piel se mantenga rejuvenescida porque el sol sin protección es una de las principales causas del envejecimiento prematuro.
Para evitar que esto acontezca el mejor será utilizar el protector solar como cuidado diario en su rutina de belleza.
Es para todos los tipos de piel, en especial las más maduras. Hidrata la piel con suavidad, proporcionando una alta protección contra la radiación solar. Su avanzado filtro solar protege contra los efectos nocivos de la radiación solar. Tiene protección.
No se olvide, su salud también comienza en su piel.